17 abril 2006

Breve crónica conquense de un atraco.

Cuenca, madrugada de Viernes Santo. Apenas faltan unas horas para que por la puerta de El Salvador salga “El Jesús” bajo el estruendo de la Turba. ¿Qué mejor momento que ese para disfrutar de un resoli? Se lo propongo a unos amigos que han venido a conocer Cuenca y su Semana Santa. “Vamos a algún bar de la calle”, dice uno. Vamos.
“Camarera, ¿nos pone tres copas de resoli?”. La chica, muy atenta, nos llena tres vasos de tubo hasta arriba de hielo y nos echa un “chorrete” de esta típica bebida conquense que apenas rebasa el primer cubito. “Es que es una noche difícil. Los de los bares tienen que multiplicar beneficios”, le explico a mi amigo. Brindamos. Disfrutamos del breve, efímero, casi inexistente trago de resoli. “Camarera, ¿me dice qué le debo?”, y abro la cartera en posición de abonar la consumición. “Son 4 (cuatro, four, quatre, vier) euros…”, me responde. En ese momento me quedo quieto y le echo una mirada de esas que expresan todo, pero no digo nada. La simpática chica, leyéndome el pensamiento, me dice mostrando un claro sentimiento de culpabilidad: “…es que es noche de turbas”. Entonces ya no me callé y le pregunté que si me había visto cara de turista o algo. La camarera se encoge de hombros, le faltó decir “es así, te tenemos que atracar”. Sinceramente, en esas condiciones, creo que realmente lo ético, lo moral es no pagar, hacer un "sinpa" como se dice, pero uno tiene vergüenza, algo de lo que otros no andan muy sobrados.
Pues sí señores, algunos no andan muy sobrados de honestidad para ver crecer ostensiblemente en estos días señalados sus cajas. Se suele decir que nadie se hace rico de trabajar, ¡cuan verdad es!. Parece ser que esta misma estampa se repetía en todos y cada uno de los bares de la zona de “la calle”.
Señores empresarios de "la calle": el consumidor no tiene culpa de que Dr. Galindez haya sido declarada por el Ayuntamiento zona de impacto ambiental.
Tomo nota.
Por STEWART.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

lo mas facil en estos casos es pedir la lista de precios, que es obligada en todos los establecimentos, solicitar factura o llamar a la polica local para abrir un acta y que consumo actue sobre el dueño del local

Anónimo dijo...

Lo mas grave de esto es que los empresarios que así actuan, atracando a sus clientes cuando se ponen a tiro en lugar de generar valor prestando servicios que cobran en su justa medida, hacen débil y tercermundista a un sector económico tan importante para Cuenca como es el vinculado al turismo.

El dinero facil es la antesala de la ineficiencia que es otra forma de corrupción. El empresario que quiere hacer negocio sin añadir valor a la sociedad, sin generar empleo y riqueza, no es un empresario, es un pirata.

Loverman dijo...

Es una vergüenza!!!!!
En días así los dueños de los bares tienen a la gente a tiro y les sajan.
Además, es curioso como luego, a la mínima, se suelen quejar con facilidad diciendo que se perjudican sus negocios, puestos de trabajo... ¡¡¡Patrañas!!!

Anónimo dijo...

me acuerdo cuando abrieron noctropolis, que penen daban lo bares de la calle, ahora que hay monopolio hacen lo que quieren, sobre todo en la Hacienda, desde cuando piden el DNI para entar, es una pena, por que la gente ya se esta cansado de lo dueños chulos de la calle y del portero de la Hacienda, si siguen así, cuando abran noctropolis( y si estos se lo saben montar bien) haran mucho daño a la calle